El magico poder de las joyas


  Una de las practicas mas antiguas dentro del mundo del esoterismo es la utilización de las joyas como canales para facilitar la consecución de objetivos. En el presente articulo vamos a hacer un recorrido a lo largo de la historia para conocer diferentes utilidades que se le han dado, cual es el mecanismo por el que actúan en nuestra realidad, y como tienen que ser llevadas para potenciar sus efectos.



  Desde el primer momento que el ser humano tomo conciencia de si mismo empezó a adornarse con diferentes cristales y piedras. Históricamente todas las grandes civilizaciones han tenido sus propios minerales emblemáticos en los que han reconocido propiedades, potencialidades y significados.

  Por ejemplo los egipcios empleaban el lapislázuli la cornalina y la malaquita, en Mesoamérica se utilizaban el jade y la obsidiana, en china tambien el jade, los indígenas norteamericanos la turquesa azul, en el Tíbet la turquesa verde, etc.

  Las manera mas común de utilizar los cristales es llevándolos en forma de joyas, estas pueden estar colocadas y enfocadas a diferentes partes del cuerpo. Se llevan en los dedos para atraer ciertas influencias energéticas, en el ombligo por ejemplo cristales rojos para despertar el deseo sexual ( un ejemplo claro son las bailarinas de vientre orientales). Se pueden colocar en el tercer ojo para estimularlo, en colgantes sobre el pecho para impulsar la energía del corazón el amor y la compasión, etc.

  Hoy en día en gran parte se ha perdido la intención y el conocimiento que se tenia en la antigüedad alrededor de las joyas. En el pasado se llevaban principalmente por sus propiedades y significados mas que por una mera cuestión estética. Aun así hemos de destacar que cuando nos atrae una joya y decidimos llevarla hay algo en nuestro interior que nos impulsa hacia ella por alguna razón que nuestro consciente en la mayoría de los casos desconoce.

  Cuando sabemos la razón por la que llevamos un cristal, con un propósito concreto y con una intencionalidad estos se convierten en poderosos talismanes que aportan poder y luz  a su dueño.

   Las vibraciones de las joyas se funden con nuestro campo vibracional,  incrementando las frecuencias de color de nuestra aura y potenciando las energías positivas de nuestro cuerpo. Diluyendo las energías estancadas y permitiendo su correcto fluir, proporcionándonos fuerza y equilibrio.

  Como conclusión destacar que las joyas además de su belleza pueden aportarnos otro tipo de propiedades que guardan en potencia en su interior tanto a nivel sanador como de evolución espiritual. Estos pequeños tesoros todos especiales y únicos (independientemente por supuesto de su valor económico)  pueden acabar convirtiéndose en pequeños objetos de poder, que pueden llegar a facilitarnos una visión mas clara de nuestra realidad espiritual e impulsarnos hacia adelante en nuestros objetivos personales.




http://www.esotericosfehu.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada