Cuando y como purificar nuestros cristales


  Una de las preguntas mas frecuentes dentro del mundo de los minerales es cual es la manera mas adecuada de purificar los cristales y cuando hacerlo.
Hemos de tener en cuenta que la mayoría de los cristales absorben muy fácilmente las vibraciones de su entorno, tanto las positivas como las negativas.


  ¿Cuando debemos limpiar nuestros cristales? A continuación enumeramos algunos de los casos mas comunes:

 Cuando compramos un cristal en una tienda abierta al publico antes de darle el uso que queramos tenemos que limpiarla ya que al estar expuesta en una tienda probablemente gran cantidad de personas de todo tipo la han estado mirando y tocando y no sabemos que tipo de vibración le han podido transmitir. Además hemos de tener en cuenta que tampoco sabemos cuales eran las condiciones de los trabajadores que la ha extraído de la tierra ni la manera en la que ha estado almacenada.

  Hemos de proceder a limpiar nuestros cristales siempre que los utilicemos con fines terapéuticos, lógicamente en estos casos nuestros cristales quedan debilitados y contaminados con las dolencias que hemos estado tratando.

  Otro caso muy común en el que deberemos purificar nuestros cristales es cuando  heredamos o nos llega una joya antigua, ya que nunca somos conscientes del estado psíquico y energético de las personas que las han portado. En este punto hemos de recordar que la mayoría de los cristales malditos que traen la desgracia a las personas que las poseen son joyas antiguas. En este punto podemos encontrar históricos y bien documentados  casos como el del diamante hope, el diamante Orloff o el caso del Dethi Purple Sapphire.

  En general también es conveniente purificar aquellos cristales que llevemos habitualmente de vez en cuando especialmente cuando hayamos pasado un mal momento ya que ese mal estar es absorbido por nuestro mineral.

 Sin mas preámbulos vamos a enumerar las técnicas mas comunes, sencillas y efectivas de limpiar nuestros cristales.

Purificar los cristales con agua:

  Como hemos comentamos anteriormente cuando llega a nosotros un cristal normalmente no conocemos su historia por lo que es bueno hacerles una buena limpieza.



  Lo que deberemos hacer es sumergir nuestro cristal en agua de manantial durante aproximadamente 24 horas. El agua de manantial es un purificador utilizado en todo tipo de ritos y terapias por su capacidad de eliminar la energía negativa. Posteriormente los secaremos cuidadosamente y si podemos lo ideal es dejarlo durante unas horas al sol.




  Una vez purificada de esta manera para las siguientes ocasiones nos bastara con dejarla bajo el agua corriente de un grifo durante unos minutos, posteriormente la secaremos cuidadosamente.




Purificar los cristales con agua salada:

  Limpiar los cristales con agua salada es un método muy discutido entre todos los que trabajan habitualmente con cristales, al ser este un método especialmente agresivo que puede llegar a descargar el cristal energéticamente.

  Aun así hemos de decir que la sal se ha utilizado como purificador durante milenios para todo tipo de rituales por lo que no hemos de descartarlo sin mas sino mas bien proceder con cautela y sacar nuestras propias conclusiones.

  Para este método lo ideal es mezclar sal marina con agua de manantial y esperar a que se disuelva completamente, en ese momento introduciremos nuestro cristal en el agua durante aproximadamente una hora posteriormente lo aclararemos con agua de manantial y procederemos a secarlo cuidadosamente.

Purificación con hierbas y aromáticas:

  Esta manera de purificar es de las mas antiguas que existen y se ha utilizado por multitud de culturas con multitud de hiervas. Una de las mas utilizadas es la salvia. Se deja secar un ramillete le prendemos fuego por un lado y lo apagamos rociando nuestro cristal o aquello que queramos purificar con el humo de nuestro ramillete. De esta manera además nos purificaremos nosotros mismos y la habitación.

También podemos quemar palosanto y purificar nuestro cristal con el humo, esta madera es la que utilizan los chamanes en Suramérica en sus rituales y es el que podéis ver en la fotografía.




  Así  mismo podemos utilizar sándalo y otros muchos aromatizantes de carácter sagrado. Comentar como conclusión en este punto que los inciensos aunque útiles no son tan eficaces.

Purificacion con un cuenco tibetano.

  Estos cuencos son creados a partir de siete metales diferentes, durante milenios han sido utilizados con fines curativos y de meditación.



  Durante las ultimas décadas  estos conocimientos orientales están fluyendo hacia occidente donde se esta extendiendo su utilización tanto para elevar los niveles energía como para purificar. El mundo de los cristales no es una excepción y muchos terapeutas que trabajan con minerales los utilizan. Para ello colocaremos nuestro cristal en el cuenco, lo golpearemos  con el mazo e iremos recorriendo el borde del cuenco cada vez mas deprisa. En este momento la energía negativa que pueda encontrarse en nuestro cristal se diluirá siendo sustituida por una intensa energía positiva.


Purificar los cristales con nuestro aliento.

  Como conclusión este es quizás el método menos efectivo, pero eso si podemos recurrir a el en cualquier momento por lo que es bueno conocerlo.

  Simplemente nos relajaremos respirando tranquila pero profundamente centrando nuestra intención en eliminar la negatividad de nuestro cristal. Después soplaremos sobre el mismo visualizando como la energía negativa cae al suelo y es transformada por la tierra en energía positiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada