Minerales contra el estrés


  Algo a tener en cuenta cuando tratamos el tema del  estrés es saber exactamente de lo que estamos hablando. Una definición sencilla seria la siguiente: El estrés es un estado de tensión tanto emocional  como física que esta producido por una serie de situaciones tanto mentales como ambientales que nos hacen sentir preocupados frustrados  y nerviosos.

  Cuando nos damos cuenta de que estamos padeciendo estrés lo primero es tomar una serie de medidas básicas. Comer de manera saludable y equilibrada, respetar las horas de sueño, hacer deporte, etc. Y un aspecto fundamental que hemos de subrayar es abstenernos de tomar sustancias que alteren nuestro estado mental como por ejemplo café, nicotina, alcohol y por supuesto cualquier otro tipo de droga de carácter ilegal. También es importante practicar actividades que nos relajen, así como encontrar un equilibrio y una rutina adecuada entre las horas de trabajo y la vida familiar.
  
  Una vez mencionadas las medidas básicas y que hemos tomado conciencia de que estamos padeciendo una situación de estrés es cuando podemos empezar a utilizar las propiedades de los minerales para aliviarnos de esta común y desagradable patología.

  Hemos de tener en cuenta que cada cristal tiene una manera diferente de actuar sobre el estrés, algunas nos alivian físicamente, otras sacan a la luz la raíz del problema, también nos pueden aportar decisión y confianza para afrontar la situación. Dependerá de cada uno de nosotros decidir cual es la que mas nos conviene.

  El primer mineral que vamos a comentar es la obsidiana. Estamos ante un mineral que posee una capacidad tremendamente eficaz para purgarnos y sacar a la luz todo aquello que subyace bajo nuestro estrés. Lo saca a la luz y lo pone ante nosotros para que lo reconozcamos y podamos asimilarlo, de esta manera lo diluiremos y  recuperaremos la paz. Así mismo conseguiremos una sanación permanente mas que un remedio paliativo.




  Un mineral muy interesante para afrontar las situaciones de estrés es el ónix u ónice. En este caso nos aportara fortaleza y confianza en las situaciones difíciles y confusas, como las que se dan en casos en los que estamos sometidos a altas dosis de estrés tanto físico como mental. El ónix tiene la propiedad añadida de aportarnos claridad de ideas respecto al futuro, permitiéndonos tomar las decisiones mas adecuadas en cada momento.




  La turmalina es muy utilizada también en momentos de tensión gracias a su capacidad de disolver la tensión y el estrés tanto mental como físico. En este caso su efectos son especialmente positivos sobre el cuerpo de la persona que lo porta. Además la turmalina relaja y estimula una actitud positiva cualesquiera que sean las situaciones que nos rodeen.




  Un cristal cuasi legendario cuando hablamos de estrés tanto físico como mental  es la amatista. Sus efectos son altamente relajantes tanto a nivel físico como mental. Una de las maneras mas eficaces de utilízarlo es tumbándonos en lugar tranquilo a ser posible con una música que nos relaje  en penumbra y colocándonoslo en el tercer ojo, justo por encima de la raíz de la nariz aproximadamente a dos dedos por encima de la misma. Con este sencillo método podréis calmar vuestra mente de una forma rápida y eficaz.




  Como ultimo mineral pero no por ello menos eficaz encontramos el lapislázuli. Este poderoso y mágico mineral es poseedor propiedades calmantes que atraen a nuestra vida paz y serenidad.



  Como conclusión decir que el estrés es un llamada de atención del cuerpo para que nos demos cuenta de que hay algo que no funciona bien en nuestra vida, por lo que es fundamental que tomemos conciencia del problema si es que estamos ante una situación crónica y tomar las medidas adecuadas para eliminar el problema. Si no tomamos las acciones apropiadas el estrés casi siempre acaba degenerando en problemas físicos que en muchas ocasiones pueden llegar a ser realmente graves.


www.mineralesberkano.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada