La Malaquita


  La malaquita es uno de los minerales que llevan acompañando al  hombre desde la mas remota antigüedad. Esto es debido principalmente  a sus magnificas propiedades  de carácter visionario curativas y de evolución espiritual.



  Sus propiedades eran ya conocidas y utilizadas en el antiguo Egipto, donde las clases dominantes  la consideraban un mineral de poder que atraía energías benefactoras para sus poseedores. Además se sabe que la utilizaban como antiinflamatorio. Hoy en día se sabe que la malaquita contiene una gran cantidad de cobre, que como bien sabemos hoy en día tiene cualidades antiinflamatorias, con lo que podemos comprobar una vez mas el profundo conocimiento que tenían los egipcios de si mismos y de su entorno. Moliéndola la aplicaban sobre las heridas para desinfectarlas. Esta propiedad desintoxicante de los minerales tóxicos tendría un principio similar al de la homeopatía “lo similar cura lo similar” Los cristales en este caso nos aportaría en dosis ínfimas a través de su vibración algo que en grandes dosis seria venenoso.

  Otro curiosidad que podemos destacar de los egipcios con la malaquita es la costumbre de forrar con este mineral los tocados de los faraones. Con lo que pretendían aportar a sus decisiones una influencia positiva así como claridad mental.

  En la actualidad podemos encontrar dos vertientes diferentes en cuanto a los usos que hacemos de la malaquita que curiosamente difieren poco de las que se le daban en la antigüedad. Por un lado tenemos sus cualidades como sanadora de problemas físicos, y por otro lado tenemos su aspecto mas espiritual como fuente de inspiración y guía en nuestro camino de evolución.

  Vamos a empezar tratando sus cualidades sanadoras. El verde oscuro de la malaquita personifica el poder curativo de la naturaleza, así como su belleza mas salvaje. Es un mineral denso y opaco,  esta densidad y opacidad lo convierten en un mineral que atrae, que absorbe. Esta cualidad es una de las características que la hacen  la mas adecuada  para colocarla sobre zonas doloridas e inflamadas. Ya que de esta manera conseguiremos absorber la energía estancada y que fluya de forma correcta deshaciendo los colapsos energéticos. Esta caracteristica de la malaquita hace que debamos tener especial cuidado y limpiarla siempre que la utilicemos ya que se carga de energía negativa rápidamente.


  Habría que destacar que el chakra sobre el que posee una  especial utilidad es el del plexo solar, colocada sobre este podremos aclarar los traumas y  emociones reprimidas que puedan estar bloqueándolo. Cuando el plexo solar esta abierto la energía se mueve libremente entre los chakras superiores y los inferiores, con lo que conseguimos una rápida mejora en nuestra salud y nuestra relación con nuestro entorno. Cuando se coloca directamente sobre el plexo solar, la tensión del diafragma queda liberada y se restablece una respiración profunda y relajada. Equilibrando la energía entre el chakra corazón y el chakra ombligo, creando un estado físico de profundo bienestar.

  Desde un punto de vista mas espiritual estamos ante un mineral que  puede convertirse en un gran compañero de evolución. Vemos en la malaquita un verde oscuro que nos transmite una sensación de poder sobre la naturaleza, esto nos  transmite el mensaje del gobierno del alma sobre la naturaleza humana mas instintiva.
  
  La malaquita es un mineral que puede sernos de gran utilidad cuando nos encontremos en un proceso de purificación. La malaquita actúa como un purgante en el que nuestra mente se convierte en un espejo donde queda reflejado todo aquello que debe purificarse. La malaquita es un fiel compañero que te dirá la verdad sobre ti mismo, te ayudara a  sacar a relucir aquello que es invisible para la mente consciente y su posterior asimilación.

  La mejor manera de sintonizarnos con la malaquita es colocándola sobre el tercer ojo. De esta manera podremos  activar la visualización y la visión psíquica. Así mismo  tendremos una poderosa herramienta para adquirir conocimiento interno así como concentración durante la meditación.

  Psicológicamente la malaquita es una piedra de transformación. La vida se vive mas intensamente bajo la influencia de la malaquita. Poderoso mineral que te anima a cambiar y asumir riesgos.

  Muestra despiadadamente lo que impide tu crecimiento espiritual. La malaquita manifiesta sentimientos profundos y causas psicosomáticas, rompe vínculos no deseados y patrones trasnochados, nos enseña a asumir la responsabilidad por las propias acciones, pensamientos y sentimientos. Nos libera de inhibiciones y anima a expresar nuestras emociones y sentimientos internos.


http://www.mineralesberkano.com/productos.php?id=126






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada